Trabajar en nosotros mismos

Formula en los negocios > Blog > Desarrollo humano > Trabajar en nosotros mismos

Por Gonzalo Córdova 

Seguramente has escuchado que la mejor inversión es en nosotros mismos, en nuestro aprendizaje, en nuestro desarrollo y para eso la escuela, y todo aquello que podamos incluir en nuestra caja de herramientas es muy importante. Esto se relaciona con el deseo de mejorar nuestra calidad de vida, de acceder a más oportunidades y por supuesto dejar en la vida un camino para nuestros hijos o familia. 

Como coach, al trabajar con un cliente, una vez que tenemos claras las metas centrales, descubrimos que muchos de ellos desean ser mejores personas y mejores líderes, verse en la mejor versión de sí mismos. Descubrimos que hay un anhelo dentro de todos que nos lleva a decidir iniciar el trabajo en nosotros mismos. El día de hoy hablaremos de cómo podemos iniciar el camino para ser nuestra mejor versión. 

De manera muy general yo diría que hay muchísimas aristas que podemos pulir en nuestro ser para llegar a esa mejor forma de ser y por tanto ver nuestra forma de hacer mejorada, sin embargo hoy me voy a enfocar en cuatro aspectos fundamentales. Estos son, la culpa, el sufrimiento, entender el valor de la vida y aprender a través de la reflexión. 

Mucha gente me pregunta, ¿cuál es el mejor momento para realizar este viaje, cuándo debo iniciar? Y la respuesta es ahora. No hay un mejor instante que este instante, iniciar este trabajo de crecimiento, de desarrollo es una creación que dura toda la vida de modo que vale mucho nuestro esfuerzo el arrancar cuanto antes. 

La culpa Aprender a quitarnos la culpa que más que culpa es una creencia cultural es liberador. Desde esta mirada, sentir culpa es un proceso que frena nuestro desarrollo y para eso tenemos que entender qué es la culpa. Nosotros nos sentimos culpables cuando tenemos el juicio de que con nuestra acción o nuestra decisión, hemos ido en contra de algún valor o algún acuerdo social. Es muy común escuchar una voz interna e intensa que nos dice, “no deberías hacerlo, ó no deberías haberlo hecho”. Esas voces nos permiten entender cuándo y cómo se detona la culpa en nosotros. 

La culpa que mira los valores es importante pues nos sirve de termómetro, es nuestra conciencia (no con sc sino con c), la cual nos va indicando cuando nuestra brújula moral no está alineada con aquello que nosotros aprendimos como bueno o valioso. La culpa que dice que tu no deberías invertir en tu crecimiento por que hay mucha gente que muere de hambre no es facilitadora sino es un freno. La voz que nos dice que cómo se nos ocurre trabajar en nosotros mismos cuando nuestros abuelos no lo pudieron hacer, tampoco es una culpa genuina que nos permita ser mejores personas sino que también es una fuerza que nos impide abrir las alas. Quitarnos esta culpa nos permite iniciar este camino a ser nosotros mismos. 

All the information contained in this document is copyrighted material by Gonzalo Córdova 2020 © 

El sufrimiento Hablemos del sufrimiento: este es un tema muy grande que ya hemos tocado anteriormente y aquí lo importante a mencionar es que el sufrir es una elección que hemos hecho al ver nuestras opciones en la vida. Si sufres, es por que así lo has elegido, si disfrutas, es por que así lo has decidido. Muchos clientes que trabajan conmigo en sus procesos de coaching, descubren que sufrían en automático, que su cultura, sus aprendizajes eran a sacrificar su gozo y caer en el sufrimiento sin cuestionar, “pue así lo aprendieron”. Es muy común que en nuestro núcleo familiar el sufrimiento sea visto como una virtud, como una ventaja o incluso como algo que nos acerca al cielo de la religión. El sufrimiento no es más que el resultado de un coctel lingüístico que se convierte en alquimia emocional para hacernos sentir mal por lo que en realidad deseamos o podríamos ser. Quitarnos el sufrimiento es otro gran paso para desarrollar un trabajo profundo en nosotros mismos. 

El valor de la vida Este punto es el más importante para mí y para eso partamos de esta idea: ¿si no valoro la vida para qué quisiera mejorar mi vida? De modo que entender el valor de la vida se convierte en una pieza clave en nosotros. A veces pensamos que la vida está allá, en una nube, o que se encuentra en las reuniones familiares o en los prados de Irlanda o yo qué sé, sin embargo la vida eres tú. Tú eres la vida, la máxima expresión de la vida que jamás haya existido eso eres tú. Y todo eso lo eres por que también eres la muerte, también eres eso que dejará de existir y cuando entiendes que así como eres vida eres muerte en ese instante tu vida cobra valor, un valor incalculable por cierto. Cada momento es una oportunidad de crecer, de disfrutar, de capturar, de atesorar. Si entedemos que cada día que pasa estamos más cerca de la muerte entonces cada día es una celebración de la vida. Su valor es inmenso y aprender esto nos permite transformar nuestra forma de relacionarnos con nosotros y con el mundo. 

Antes de continuar con el siguiente punto, muchos coachees me preguntan, cómo aprendo a disfrutar la vida, qué tengo que soltar y yo diría que hay seis pasos: suelta el miedo, la mentira, la culpa, los celos, la falta de perdón y los hubieran. Todos estos ingredientes que quizá podríamos pasar horas hablando de cada uno de ellos, son un lastre en el disfrute de la vida. 

El aprendizaje a través de la reflexión El día que dejamos de aprender es el día en que dejamos de vivir…¿Te das cuenta como todo está conectado? Nuestro anhelo por transformarnos y ser mejores personas está directamente conectado con nuestra habilidad de vernos, con nuestra habilidad de soltar la culpa, con nuestra capacidad de dejar de sufrir y por supuesto con la capacidad de apreciar el valor de la vida: para esto es necesario desarrollar la capacidad de aprender a través de nuestras reflexiones. Realizar esto en solitario es muy complejo, pero no imposible, aquí es mucho más poderoso trabajar con alguien que se dedique al desarrollo de los demás, trabajar con esa persona que le apasione acompañar a otros a descubrir 

All the information contained in this document is copyrighted material by Gonzalo Córdova 2020 © 

caminos aunque no tengas absoluta claridad de a dónde te diriges. El gran dilema de la transformación es que la persona que desea trabajar en si misma es la misma persona que realizará el trabajo, ¿puedes ver la complejidad de esta idea? Es absurdo creer que podemos ser juez y parte. Lo más importante si trabajamos por nuestra cuenta o con alguien, desarrollar la habilidad de reflexión. La palabra reflexión viene del latín reflexio que significa de manera literal, la habilidad de doblar o curvar. Esto es así de simple, desarrollemos la capacidad de doblarnos para ver, para observar y escuchar lo que somos mientras somos. Esto es un músculo que se fortalece día a día, que nos permite ver nuestras áreas de oportunidad, nuestras zonas más olvidadas y por supuesto nuestros logros. 

Gonzalo Córdova Coach Ejecutivo Web: www.gonzalocordova.com Redes: @gonzalocordova 

Gonzalo Córdova cuenta con más de quince años de inmersión en el desarrollo humano, es un experto en innovar seres humanos y dinamizar líderes. Es facilitador, conferencista internacional y coach de procesos de transformación personal y organizacional. Ha acompañado a miles de personas en procesos internacionales de certificación y coaching individual. 

Certificado por la International Coach Federation, nivel PCC y The Newfield Network USA. Ha sido mentorizado por Julio Olalla, referente mundial del coaching ontológico.Licenciado en Ciencias de la Comunicación por la Universidad Anáhuac, fundador de Newfield Network México y LSHuman. Ha dirigido procesos con Fortune Companies en más de 25 países. Radica con su familia en San Francisco California, EEUU. 

All the information contained in this document is copyrighted material by Gonzalo Córdova 2020 © 

Archivos

Categorías

Meta

Get In Touch

Ultimas publicaciones